Escuela de SaludEscuela de SaludTodos Somos Salud
Todos Somos Salud
Buscar

Ingurgitación mamaria

^

La ingurgitación mamaria puede aparecer a los dos o tres días tras el parto en ambos pechos, que se ponen tensos, hinchados y calientes. Los pechos pueden estar hinchados y doloridos, el bebe? tiene dificultad para agarrarse y se siente impotente al intentar vaciar el pecho sin conseguirlo. La ingurgitación no se debe a una acumulación de leche, sino a la congestión de la glándula mamaria, es decir, a la inflamación debida a la dilatación vascular producida en la glándula que se está preparando para la lactancia.

Si tuvieras una ingurgitación es importante relajarse antes de la toma, puedes darte un baño o una ducha caliente, recibir un masaje agradable en hombros o espalda, oír música, etc. Unos minutos antes de poner al bebe? al pecho realiza contacto piel con piel con tu bebé y aplica calor local para favorecer la salida de la leche. Es importante que aumentes la frecuencia de las tomas, ofreciendo el pecho a tu bebé cada dos horas aproximadamente.

Para aliviar las molestias puedes aplicar frio local (geles te?rmicos, bolsas de hielo, compresas frías...) entre las tomas e, incluso, tomar un antiinflamatorio como el ibuprofeno si no eres alérgica o padeces algún problema que lo contraindique.

Compartir en: